Caja de bombones para un Jugador

PETER GOJOWCZYK WAVES TO FANS WITH VOLLEY GIRLS IN BACKGROUND

Por Cameron Mofid, Estudiante-Atleta en Academia Sanchez-Casal Florida

Normalmente un jugador de tenis ATP o WTA de alto rango viaja en el tour rodeado de su equipo de técnicos, compuesto como mínimo por su entrenador de tenis, un fisioterapeuta y un entrenador físico.

Sin embargo, en el torneo de Delray Beach Open 2018, el alemán Peter Gojowczyk, número 64 del ranking mundial, se apoyó en un equipo improvisado: un viejo amigo que no había visto en 11 años, la hija de su amigo, y yo mismo, a quién había conocido hacía apenas 10 días. Pensándolo ahora, tal vez la composición imprevista de su equipo de apoyo influyó en su carrera hacia la final del torneo.

Como becario del torneo, trabajé principalmente en la oficina de acreditaciones para asegurar que el personal, los invitados y los jugadores recibieran sus credenciales. En la oficina se experimentaba un ambiente frenético y a la vez animado debido al gran volumen de trabajo. Como antes comenté, un solo jugador profesional puede necesitar cinco o seis credenciales adicionales para su equipo.

En este contexto la llegada de Peter resultó interesante, ya que viajó solo al torneo, con sus pertenencias y raquetas. Sorprendido y curioso por su grupo de acompañamiento reducido, me ofrecí a entrenar con él al día siguiente, y uedamos a la 1 en pista.

Aunque me preocupaba no tener el nivel suficiente para cumplir con sus estándares de práctica, me dije a mí mismo que debía mantener una actitud positiva y pegar tantas bolas en cancha como fuera posible. Peter fue muy amable y encontró maneras de hacer que el entreno fuera efectivo y agradable. Utilizamos estrategias de práctica como golpes controlados en mitad de la cancha y ejercicios de servicio y retorno.

Updated

Antes del torneo, tenía la noción preconcebida de que la mayoría de profesionales del tenis ‘top’ son distantes y poco agradables. Y no les culpaba. Sin embargo, la personalidad y el enfoque de vida de Peter cambiaron por completo mis estereotipos, ya que él era extremadamente sociable y simpático. Antes de su partido de primera ronda, cenamos en el centro de Boca Raton y discutimos una variedad de temas, desde los desafíos de viajar constantemente, su pasión por el tenis o sus actividades de tiempo libre

En el transcurso de los días siguientes, una cosa me llamó la atención sobre el alemán: nunca dejaba que las situaciones o resultados negativos cambiaran su actitud antes de un partido, y se enfrentaba a cada partido con la misma mentalidad humilde de competir para ganar. Esta mentalidad persistente ha tenido algunas consecuencias en su carrera, ya que ha sido bastante propenso a lesiones e incluso tuvo que retirarse en el tercer set de la segunda ronda la semana anterior en Nueva York.

Peter volvió a contar la historia de cómo se sometió a una cirugía en 2014 (que lo dejó fuera de juego durante 6 meses) y de cómo luchó hasta conseguir su primer título ATP en Metz en septiembre pasado, consiguiendo un record de ranking en su carrera ascendiendo a la posición 61 con 28 años.

Peter, el único jugador ATP de singles sin equipo, se dirigió a la cancha el martes por la mañana para enfrentarse contra el feroz Lukas Lacko. Después de perder un set y de venirse abajo debido al alto nivel de juego de Lukas, Peter avanzó en tres sets agotadores. Como único integrante del box del jugador durante su encuentro en segunda ronda contra John Isner, número 18 y de saque potente, al principio no estaba seguro de sus posibilidades debido a que Isner normalmente muestra un poder de juego abrumador. Más de dos horas y media más tarde, y tras 30 de los aces hirientes de Isner, Peter se encontró en un tercer set tres puntos abajo, 5-6, 0-40. Después de una volea de revés alto que aterrizó a escasos cm de la red, y de algún gran saque, Peter avanzó 7-6 (3); 6-7 (4); 7-6 (5).

Debido a estas grandes victorias, Peter se sentó frente a los medios de comunicación, donde un amigo suyo de la infancia, Oto Patzner, supo de su presencia en Florida. Oto trabajó en el Club Karlsfeld en Munich, donde Peter entrenaba cuando era jugador junior. Años más tarde, Peter comenzó su gira y Oto abrió una empresa en Florida para cumplir su sueño americano. Oto le pidió a su hija, Nina, que contactara con Peter, sabiendo que la posibilidades de éxito eran remotas. Después de encontrar la manera de contactarlo, Oto conectó con Peter por primera vez en más de 11 años.

Para el partido de tercera ronda Peter se enfrentó a otro jugador de gran saque y perteneciente a la nueva generación, Reilly Opelka. Esta vez en el box nos encontrábamos Oto, Nina y yo mismo, tres personas que sin duda nuestro jugador no habría esperado ver a principios de semana. Se emitía más energía desde nuestro lado de la cancha que la que normalmente se observa en el box de un jugador. Oto cantaba “¡Vamos, Peter vamos!” después de cada punto, alternado con un período prolongado de aplausos. Tal vez fueron esos ánimos los que brindaron a Peter el impulso adicional para ganar el partido.

delraybeach_tournimage

Ahora estaba listo para competir contra Stevie Johnson, otro de los mejores jugadores estadounidenses y favorito del público en las semifinales. Después de protagonizar una actuación digna de mención, Peter resultó ganador y avanzó hacia la final, la segunda vez para él en su carrera en el tour.

La semana que inició en solitario, con una lesión en el pie, se había convertido en una de las mejores de su carrera. Peter fue objeto de elogios por parte de sus compañeros jugadores. Por ejemplo Johnson afirmó: “Ha salido reforzado este año. No estará en el rango 60 por mucho tiempo  más”.

La leyenda alemana Boris Becker también felicitó a Peter a través de un tweet, “#PeterGojowczyk sagenhaft (increíble) !!!”

Aunque por nuestro lado la energía volvió a ser eléctrica al día siguiente, Peter perdió la final ante un estadounidense en ascenso, Frances Tiafoe. Ya sea porque Oto y Nina habían realizado un viaje de 5 horas todos los días para apoyar a Peter, o simplemente por el sensacional cambio en su juego, Peter calificó esa semana como una de los mejores en su trayectoria profesional. Después de la semana en Delray Beach, Peter ascendió al número 51 del ranking mundial, el más alto que hasta el momento. Al describir su semana milagrosa, Peter explicó, “Cualquier cosa puede suceder. Así es el juego del tenis”.

Como citó por el famoso personaje de la película Forrest Gump, “La vida es como una caja de bombones”. He descubierto que el tenis, desde un punto de vista más microscópico, es como una caja de dulces. Como me dijo Peter: la vida en gira se compone de momentos esporádicos, compuestos por las buenas y malas semanas, a menudo impredecibles. Oportunamente, como lo explicó Forrest sobre sus amados chocolates, “nunca se sabe lo que va a conseguir”.

Cameron Headshot

 

 

Tennis and School for Tennis Players

Tennis and School for Tennis Players

Cameron Mofid
Estudiante-Atleta en Academia Sanchez-Casal Florida

Share: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *