EN HONOR AL DEPORTE FEMENINO

YAYA

Por Tatiana Batalla e Ivette Nieto, Departamento de Marketing Sánchez-Casal Florida

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, fecha en la que se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y por su desarrollo íntegro como persona. No fue hasta la Revolución Francesa, donde las mujeres marcharon hacia Versalles, junto a los hombres, en reclamo de igualdad social bajo el lema «Liberté, Égalité, Fraternité». Años después, en España, a partir del 8 de marzo de 1910, la mujer accedió a la Enseñanza Superior en igualdad de condiciones que el hombre “Por igual la matrícula de alumnos y alumnas”. En 1994 una muestra de victoria sucedió en Estados Unidos con el reconocimiento del «Día Internacional de la Mujer» proclamado el 8 de marzo.

Mientras tanto, en el mundo del deporte había una clara falta de reconocimiento, una gran inferior cobertura mediática, y unos estereotipos de género que causaban barreras para hacer un hueco a las mujeres en el mundo del deporte.

El deporte no es cosa de mujeres, el cuerpo se masculiniza al hacer ejercicio, las mujeres son menos capaces, etc.

Fue entonces cuando los logros de las mujeres demostraron lo contrario. Cuando Gertrude Ederle, fue la primera mujer en cruzar nadando el Canal de La Mancha en 1926. Katherine Switzer, la primera mujer en correr la maratón de Boston. Simone Biles con tan solo 19 años consiguió cuatro medallas de oro y una de bronce en gimnasia artística con trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Las chicas juegan menos sets y atraen menos público.

Hoy recordamos a todas esas mujeres y celebramos todos los momentos clave que han marcado nuestra historia y nos han ayudado a disfrutar del deporte: por ejemplo, Althea Gibson, la primera tenista negra en ganar un partido en el torneo inglés en 1951. En 1970, cuando nueve mujeres dieron inicio al circuito WTA.  En 1973, cuando el US Open anunció que repartiría los mismos premios entre hombres y mujeres y, sucesivamente, siguieron otros Grand Slams. En 1990, cuando la inglesa Charlotte Cooper pasó a la historia por ser la primera tenista campeona olímpica.

Andy Murray y John McEnroe explicando la razón por tener una entrenadora “No se trata de ser hombre o mujer. Se trata de saber lo que haces, y ella de tenis lo sabe todo».

El camino de las mujeres en el mundo del tenis profesional ha sido claramente marcado por la llegada de la figura de Arantxa Sánchez Vicario: la primera española campeona de tres Roland Garrós y un Abierto de Estados Unidos, en alcanzar el número uno del mundo en febrero de 1995, inspirando a que las niñas de los 80 y 90, se dieran cuenta que el deporte no es solo cosa de hombres. Que las mujeres también tienen la oportunidad de practicarlo como profesión.  “La menor de los Sánchez Vicario tiene un afán de lucha«, “No se rinde jamás.”, “La reina del tenis femenino”.

En 2019, llegó el motivador comercial «Dream Crazier» de la marca Nike, donde Serena Williams, ganadora de 23 Grand Slams, invita a las mujeres a sentirse orgullosas de su locura y a promover que se le diese el mismo trato de igualdad a las jugadoras y jugadores.

En honor al deporte femenino, a la igualdad de los hombres y las mujeres, a todas las figuras que, como Arantxa Sánchez, marcaron la diferencia. En honor a la superación diaria de las mujeres en el mundo del esfuerzo, los valores y las oportunidades, en Sánchez-Casal, tenemos un grupo de competición de mujeres destinadas a cambiar la visión de la mujer, a romper barreras, a ser la mejor versión de si mismas y a tener un futuro exitoso y lleno de oportunidades.

 

 Ivette Nieto y Tatiana Batalla 

Departamento de marketing, ASC Florida

Sanchez-Casal Anual Program

Share: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *